domingo, 7 de febrero de 2016

Observación mutua

Llevábamos tiempo con ganas de subir a Montserrat y al final nos decidimos hasta a pasar la noche en el Monasterio. Es maravillosa la paz que se respira mezclado con la espectacularidad del lugar.

Después de subir con el funicular de San Juan vimos un alegre pajarillo que nos seguía de cerca dondequiera que fuésemos. Así que lo inmortalice como veis aquí abajo.