martes, 16 de octubre de 2012

Viajar a otro mundo, F.C. Palma - Sóller

Madera, relés, resistencias, contactores, hierro, remaches, tornillos, grasa...

Olores míticos, sonidos olvidados, traqueteos desaparecidos... Es una utopía sobre raíles. Hasta circula aún por en medio de la ciudad de Palma, igual que un siglo atrás...

Los años no pasan para este FERROCARRIL con mayúsculas. Pese a la oleada turística germánica, en él no se aprecian casi cambios (excepto el precio). Todo sigue igual: los mismos sistemas, materiales, métodos... Todo.

Se oye el rugir de los engranajes, se huele la grasa de los rodamientos, se siente la textura de la madera... Es una visita indispensable para todo aquel aficionado español que desea disfrutar de un eléctrico de verdad. No hay palabras, solo sensaciones.

Aquí os dejo una instantánea que tomamos en la estación de Sóller, donde podemos ver el Automotor Nº1 con un especial que se programó a las 17H por la gran afluencia de gente que acudió ese día.