viernes, 1 de febrero de 2013

Viaje a Italia

En invierno del recién entrado 2013, quise tachar otra tarea pendiente de la lista. Por tanto, tomamos rumbo a Torino, a conocer una ciudad con un ferrocarril muy distinto.

Da gusto poder pasear por sus calles adoquinadas, ver los tranvías como algo normal, integrados como si tal cosa en la urbe y en el tráfico, y ver lo retrasados que somos en España con tanto vehículo privado.

Y dicho y hecho, aquí tenéis un cereal remolcado por un doble de E436 de SNCF-Treinitalia, entrando a la estación de Torino-Lingotto.